Como ya es parte de la tradición del sector costero de La Araucanía, los pescadores, buzos, mariscadores y sus familias, junto a la comunidad parroquial de San José de la Costa, realizaron su fiesta anual de San Pedro.

La jornada comenzó con la tradicional procesión con la imagen del Santo que portaban los pescadores desde la entrada del Pueblo de Nehuentúe hasta el embarcadero, donde tras abordar los botes, monseñor Héctor Vargas bendijo las aguas del Río Imperial y oró por todos quienes han perdido la vida en esas aguas. También, pidió por tantos pescadores que día a día luchan por el sustento para sus familias.

Luego, los fieles se dirigieron hasta el gimnasio municipal del pueblo, donde el obispo diocesano señaló: ”Como nos dice la Palabra, sobre estos hermanos nuestros se construyeron los fundamentos de nuestra fe cristiana y podemos ver a lo largo de los siglos las consecuencias de esa fe (…) con motivo de la fiesta de San Pedro, en todos los puertos y caletas a lo largo del país, salen los pescadores junto a sus familias, el pueblo de Dios, y acompaña en sus embarcaciones al Santo, una experiencia hermosa, un gran testimonio. Fe que Pedro bendice e intercede por sus colegas pescadores ante Jesús, para que los puedan proteger, para que puedan traer cada día el sustento a sus familias”.

Destacó, además, el compromiso de la Iglesia de Temuco con este sector de la Diócesis y también de la región a través del Departamento de Acción Social del Obispado de Temuco, área que en conjunto con organismos públicos y compromiso privado, brinda su apoyo a la gente del sector.

Por su parte, Jorge Nieto Valenzuela, presidente de la Agrupación de Pescadores de Nehuentúe y que representa a 30 familias, manifestó: “Para nosotr

os esta es una gran celebración, es la fiesta del Pueblo, estamos muy contentos y agradecemos a San Pedro. Hoy en día, la situación está muy difícil, por el tema de los barcos pesqueros y los recursos se están terminando, y los que quedamos en Nehuentúe trabajamos con lo poco que está quedando y tenemos que seguir luchando”.

Algo similar ocurrió en la caleta Queule, en este caso con participación de pescadores y sus familias del Sindicatos de Pescadores de Queule, de los vecinos de la localidad y comunidad cristiana. La misa fue presidida por el presbítero Cristian Rivera Suazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here