Centro de Terapia: la esperanza de niños y padres de la Costa

0
846

En Nueva Imperial

Es el único recinto de terapia que acoge a niños con discapacidades cognitivas en Nueva Imperial y la Costa. Surgió bajo el alero de la Agrupación Luz de Esperanza en 2012 y hace dos años logró formalizar su puesta en funcionamiento en la ciudad.
Se trata del Centro de Terapia y Estimulación Temprana, establecimiento integrado por 4 profesionales multidisciplinarios que dedican su trabajo a desarrollar vidas de menores y adolescentes.
Desde su apertura, una treintena de familias ha puesto su confianza en las especialistas para acompañar a sus hijos en una etapa de formación trascendental.

Misión

“El Centro surgió por padres que compartían la misma experiencia de tener niños con autismo, asperger y síndrome de Down”, comenta Mariana Quilodrán Santander, presidenta de la Agrupación Luz de Esperanza que actualmente sostiene el espacio situado en calle Castellón con Pinto en Nueva Imperial.
Para materializar el proyecto, añade Quilodrán, fue necesario realizar rifas, bingos y campañas de recaudación.
La fonoaudióloga y directora del Centro de Terapia, Annelore Fernández expresa que “existe un equipo multidisciplinario capaz de entregar herramientas a niños con distintas discapacidades cognitivas a lo largo de toda su infancia y adolescencia. Actualmente atendemos niños desde los 2 años y medio de edad y a una joven de 26 con diagnóstico de autismo severo”.
Esa tarea es efectuada por una sicóloga, una terapeuta ocupacional, una educadora diferencial y una fonoaudióloga. Ellas se encargan de asistir a los chicos que poseen déficit intelectual con herramientas lúdicas e integración sensorial, una responsabilidad que según las profesionales es compartida estrechamente con los padres.
Maricela, quien además es secretaria del lugar, es una de las madres que confirma esa realidad, ya que integró al Centro a su hija que padece síndrome de West. “A los 2 años y medio aún tenía retraso en el lenguaje, entonces trabajamos con la fonoaudióloga y mi hija progresó. Hoy asiste sin problemas a una escuela regular”, manifiesta.
Actualmente el Centro opera con donaciones de socios y recursos del Estado que obtiene a través de proyectos. La Municipalidad de Nueva Imperial también aporta con la cancelación de tres sueldos para las especialistas. Otra fuente de ingreso es el cobro de una cuota mínima mensual, una de las más bajas- según la sostenedoras- en comparación con otras instituciones del país.
Esos recursos han permitido dotar al recinto con materiales didácticos, enseres y otros requerimientos necesarios para sostener una institución de estas características. No obstante, aseguran, existen otras necesidades por cubrir.
De ahí que las impulsoras del Centro de Terapia y Estimulación Temprana invitan a los interesados a conocer esta obra y asociarse a la Agrupación Luz de Esperanza para aportar al desarrollo de niños y niñas de la Costa que reciben herramientas cognitivas imposibles de conseguir en otros lugares.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí