Lo cierto es que el  copihue es la flor nacional de Chile. Es una enredadera que puede alcanzar una longitud de hasta 4 metros. Tiene hojas simples, ovaladas-oblongas, de borde engrosado y liso, de color verde oscuro por encima y claro por debajo. Las flores, que aparecen entre marzo y mayo, tienen una longitud de hasta 10cms, y son de un intenso color rojo.

Produce un fruto comestible, una baya de sabor dulce que contiene muchas semillas. Su raíz es usada en la medicina popular contra enfermedades venéreas, gota y reumatismo.  Crece en las profundidades de la selva chilena, al interior de los grandes bosques de robles y coigües centenarios, por cuyos troncos se desliza ágil y evasiva, en un intento por esconderse de la mirada humana, de esa mirada que muchas veces busca segar su flor, bulbo rojo sangre.

En el copihue se encarnan la belleza pura y divina de los bosques nativos chilenos; amor a la naturaleza salvaje, que emerge desde la espesura vegetal del paisaje, culminando en esa expresión maravillosa que resulta ser su flor.

Aunque el copihue es conocido desde el génesis del pueblo originario, esta planta se encuentra incorporada a la flora mundial con el nombre científico de “Lapageria Rosea”, nombre que realmente no puede definir las cualidades de tersura y belleza de nuestra planta nativa, por ser una definición científica europea. Los del viejo mundo fueron los que llevaron la planta hasta sus tierras y le dieron ese nombre para su clasificación universal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here