Chile se destaca a nivel internacional por contar con las mejores zonas para realizar observaciones astronómicas. Sin embargo, esta disciplina recién se alza como un área de desarrollo importante para el país.

Mario Kiekebush es ingeniero civil industrial con mención en informática y desde 1998 trabaja en el Observatorio Europeo Austral (ESO) en Alemania. El imperialino de 48 años vive junto a su esposa y tres hijos en el viejo continente. En conversación con El Informador, declaró que en Chile la ciencia y tecnología no es un área de inversión prioritaria.

Inició sus estudios en tres establecimientos municipales de Nueva Imperial y Temuco. Estudió hasta tercero básico en la escuela 115. De ahí se trasladó al colegio D-350, donde finalizó la enseñanza básica y posteriormente arribó a Temuco, donde finalizó cuarto medio en el liceo A-28.

Su travesía continuó en la región. Escogió la carrera a de ingeniería civil industrial con mención en informática, impartida por la Universidad de La Frontera. En la casa de estudios colaboró en el desarrollo del proyecto Enlaces, Centro de Educación y Tecnología del Mineduc, que busca mejorar la calidad de enseñanza incorporando la informática y cultura digital.
Este imperialino de exportación desempeña labores en el ESO, una de las mayores instituciones dedicadas a la astronomía. “Yo ingresé al observatorio cuando recién comenzó. Cuando recién estaban probando el sistema de telescopios. Estuve trabajando en operaciones y mejoramiento de sistemas. En ese tiempo no había desarrollo de software”, sostuvo el ingeniero.
Experto en desarrollo y mejoramiento de equipos de control, ha contribuido a actualizar los equipamientos de la ESO. “Ese trabajo fue de 5 años. Además, partimos con un grupo de 10 personas que trabajan conmigo, perfeccionando el software que va a ayudar a los consorcios, que son nuestros socios, a crear su sistema de instrumento para el telescopio LT, expresó. 

Sin duda, cada vez que los seres humanos miramos el cielo, pensamos en los orígenes del universo y la investigación en esta área es fundamental. “La motivación del Observatorio es descubrir más de lo que sabemos, por ejemplo, saber si hay planetas que puedan tener condiciones para generar vida como la tierra. ESO colaboró para que astrónomos de la comunidad europea hayan tomado fotos al primer exoplaneta”, argumentó.

Ciencia y tecnología

Para la mayoría de los chilenos, hablar de ciencia y tecnología son temas desconocidos. La falta de inversión en el área, que alcanza solo el 0,38% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, catalogan a Chile como uno de los países de la OCDE con menor presupuesto en la materia.

Kiekebush afirma que esta realidad se debe a las condiciones socioeconómicas del país. “Existen otras prioridades. Creo que no podemos compararnos con países europeos donde no existen los niveles de pobreza o las deficiencias que de nuestro país. Sin embargo, se ha avanzado. Hay carreras impartidas en las principales universidades e incluso están involucradas como socias de la ESO”, afirmó. 

La divulgación es otro desafío de las investigaciones científicas para conseguir que la comunidad en general, se acerque a la ciencia. “He visto un gran cambio al menos en nuestra organización con respecto a la difusión. El Observatorio usualmente publica todos los descubrimientos en varios idiomas, incluso tienen publicaciones para niños. Tienen contacto con universidades chilenas y hacen mucha difusión a nivel local en el norte y a nivel nacional”, enfatizó. 

La historia de este ingeniero lo llevó a brillar en un país del primer mundo. Uno que invierte casi un 3% de su presupuesto nacional en ciencias. “Cuando uno está en Europa tiene que competir de igual a igual con el europeo, son muy pocos los chilenos ingenieros que están allá. Creo que hay 5 de los 200 y es una motivación extra”, indicó.

Mario Kiekebush dice sentirse orgulloso de su origen. “Me siento muy contento de haber partido de una ciudad con pocos recursos y llegar a tener una posición, incluso mejor que quienes han salido de mejores colegios o universidades europeas. Espero poder seguir contribuyendo con este proyecto de investigación tan importante”, expresó el imperialino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here