En Misión Boroa, los sacerdotes de la Diócesis de Villarrica realizaron un retiro espiritual junto a su obispo, monseñor Francisco Javier Stegmeier, para encarar los desafíos del año pastoral 2019.

La reflexión, que comenzó el lunes 11 y terminó el viernes 15 de marzo, fue predicada por el obispo de Iquique, monseñor Guillermo Vera.

Los participantes describieron las jornadas como “días de profunda oración, reflexión, y fraternidad en los cuales el clero pudo meditar sobre su ministerio a la luz del corazón de Cristo”.

Reflexión

Los ejercicios espirituales estuvieron marcados por la celebración de la Santa Misa, la liturgia penitencial, la adoración al Santísimo y el rezo del Vía Crucis.

El obispo Francisco Javier Stegmeier dijo que “fue un retiro realmente bueno, con mucha devoción y gran profundidad.  El tema que monseñor Guillermo Vera escogió para nosotros fue el ‘Ministerio sacerdotal, misterio de nuestra vocación’ para reflexionar sobre el ejercicio del ministerio sacerdotal según el corazón de Cristo (…)”, aseguró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here