28.4 C
Nueva Imperial
miércoles, febrero 8, 2023
InicioOpiniónNuestros Turistas

Nuestros Turistas

Por:  Emilio Orive Plana, Crítico opinante

   De nuevo se instaló en nuestra última reunión familiar el viejo tema de como retener, por más tiempo, al turista interesado en visitar Carahue y sus alrededores, para que venga va a visitarnos no solo de paso y en verano sino pernoctando en posadas y cabañas de buena calidad que, eventualmente pudiéramos ofrecerle. Así podríamos hacer entender a mucha gente que somos una ciudad con un rico pasado por nuestra condición de antiguo puerto fluvial, minero y principalmente por haber sido fundada, la ciudad, por el mismísimo Pedro de Valdivia en el año de 1500 y tantos.

     Bajo esa circunstancia tendríamos mucho que relatar y mostrar al esquivo turista que nos visitare. Pero, (siempre hay un, pero) para hacer realizables propósitos de la envergadura requerida hace falta plata del Estado, llámese gobierno comunal y regional e iniciativa privada.

Hay que reconocer que se ha intentado, sin los resultados esperados ya que los proyectos postulados por los SERPLAC han servido, solamente, para obras cosméticas (plazoletas, miradores, jardines etc.) Y no para planes integrales como una gran costanera, muelles, playas artificiales, navegación al estilo Valdivia, apertura de túneles y muros centenarios llenos de historia etc. O a lo mejor para este tipo de obras se necesita acudir a otras instancias que en mi ignorancia no alcanzo a visualizar a las que, supongo, se accede a otros dineros para desarrollo regional que se manejan desde distintas esferas gubernamentales. por eso que es tan importante la inversión de emprendedores privados que muchas veces no se atreven a hacerlo por falta de garantías o trabas burocráticas para su puesta en marcha no obstante que el riesgo es inherente a la inversión privada, pero tenemos que convenir en la ausencia de un ordenamiento integral en la ciudad que contemple, por ejemplo, instalación de parquímetros, una buena semaforización y la habilitación de tráfico alternativo para camiones de gran tonelaje.

   Mientras tanto, seguiremos lamentándonos de lo que pudo haber sido y no fue.

   Con opiniones optimistas y otras no tanto, languidecía nuestra discusión a favor o en contra de las medidas que pudieran implementarse al respecto para dejar contentos a moros y cristianos.

    Para mi gusto y lo he dicho en otras ocasiones, tengo una opinión totalmente a contrapelo a la idea del turista afuerino que viene ocasionalmente a visitar y disfrutar de nuestro relato.

   Carahue tiene el privilegio de ser el epicentro de la actividad comercial y de servicios de la zona costera a la que acuden diariamente a notaría, banco, oficinas consultoras y pagadoras etc., miles de campesinos de lugares aledaños y habitantes de Trovolhue, Nehuentúe, Puerto Saavedra, Puerto Domínguez, incluso de Tirúa los que le dan vida a Carahue, además de abastecerse en el comercio local.

   Si me permiten decirlo, éste es el verdadero turista que debemos cuidar y no al que nos visita una vez al año y que poco aporta a nuestro desarrollo, pero, lamentablemente, al nuestro le damos un trato indigno desde su llegada al insalubre y caótico terminal de buses donde se da preferencia al comercio informal o derechamente ilegal dejando a nuestro turista diario caminar por la calzada arriesgando ser atropellados al no poder transitar por las veredas atochadas por vendedores ambulantes.

   Al mejor turista lo tenemos delante de nuestros ojos y no lo hemos visto.

ULTIMAS NOTICIAS