– Pertenece al Programa de Desarrollo Territorial Indígena (PDTI) convenio INDAP – CONADI y  comercializa sus productos en Temuco y Valdivia.

La vida en el campo no es fácil, una premisa que se hace realidad al conocer de cerca las historias de nuestros agricultores. Un ejemplo de perseverancia, trabajo y esfuerzo es el de Antonio Huentecura Painemal, quien a sus 58 años de edad, con 3 hijos y una esposa delicada de salud ha sabido sortear las dificultades de ser un pequeño agricultor y salir adelante por su familia.

Atendido por el Área de Nueva Imperial, Huentecura es reconocido por los ejecutivos como un usuario ejemplar, porque siempre cumple sus compromisos a tiempo de manera responsable. Tiene su predio ubicado en el sector Coihue de la comuna de Cholchol, pertenece al Programa PDTI y  ha sido beneficiado con planes de manejo de suelos, los que han sido postulados al Programa de Sistema de Incentivos para la Sustentabilidad Agroambiental de los Suelos Agropecuarios (SIRSD-S).

El primer proyecto se lo adjudicó el año 2017, donde limpió una superficie de 1,8 hectáreas y el segundo fue aprobado este año para continuar labores en una extensión de 1,5 hectáreas. “En total son un poco más de 3 hectáreas  las que estamos recuperando, porque estaban llenas de pica-pica, pero aún queda mucho trabajo por hacer”, sostiene. Así mismo, Huentecura se adjudicó un proyecto PDTI, el cual le permitió adjudicarse un proyecto de cierre perimetral de  una hectárea.

Este empeñoso agricultor se define productivamente como multirubro, pero se destaca en la crianza de corderos, hortalizas, huevos y miel. Reconoce que sin el apoyo de INDAP sería muy difícil emprender en el campo. “Estoy muy agradecido de INDAP y sus Programas, porque me han ayudado con incentivos, han sido buenos conmigo. Estoy contento porque así, como familia, hemos salido adelante y la vulnerabilidad del mapuche que vive en el campo ha disminuido”, asegura Huentecura.

  Por su parte, durante la instalación de INDAP en La Araucanía, el director nacional Carlos Recondo aseguró que lograr la superación de la pobreza en el campo  debe ser un trabajo intersectorial, en donde el servicio del agro cumple un rol fundamental. En este contexto, precisó que CONADI tiene una misión muy clara respecto del mundo indígena, mapuche puntualmente en el caso de La Araucanía, su relación con las Comunidades es una experiencia muy valiosa para los programas que tiene que desarrollar y llevar adelante INDAP en todo Chile y en esta región, aseguró.

Para este año, en La Araucanía, INDAP dispone de un presupuesto de  12 mil millones de pesos para fomento productivo y asesorías técnicas, los cuales darán soluciones a 33.831 emprendedores agrícolas mapuche que participan del Programa PDTI y que con esta inyección de recursos podrán  mejorar sus labores campesinas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here