Este miércoles, el senador Francisco Huenchumilla (DC) votó a favor y abrió en el Senado la discusión por el proyecto de Reforma Constitucional que busca incorporar escaños para pueblos originarios en un futuro proceso constituyente. En la instancia, el legislador recalcó la “buena señal” que significa este paso para los pueblos indígenas, y aprovechó la ocasión para llamar a las fuerzas políticas a abrirse al diálogo por la violencia en La Araucanía.

“Hoy día, lo que estamos haciendo y discutiendo (…) es de qué manera este sector social, que siempre fue dejado bajo la alfombra de las realidades políticas, cómo esos pueblos hoy el Estado de Chile los hace participar en el destino común como nuestro país”, argumentó el senador.

“Esa es la importancia política (…) que estos pueblos anteriores al estado, hoy día mediante esta reforma constitucional, se les está invitando a participar en este proceso constituyente, para que en la elaboración de estas nuevas reglas del juego tengamos la necesaria legitimidad. Porque eso significa buscar la paz social, el entendimiento, la justicia y la reparación que todos los sectores tienen que tener,para que sientan este país como propio, y no estén en la vereda del frente, viendo cómo otros deciden”, enfatizó.

El parlamentario, además, hizo alusión al escenario y los casos de violencia rural que se vienen reportando hace algunas semanas en La Araucanía.

“Este proyecto se está votando en un escenario difícil (…) que sucede en el sur, y específicamente en nuestra región de La Araucanía, donde ha recrudecido la violencia política. Donde tenemos una huelga de hambre que se alarga por muchísimos días, y entonces en ese escenario, estamos votando este proyecto que me parece una señal muy importante”, destacó.

“He conversado con el ministro del Interior de estas materias, y con el senador Jaime Quintana, hemos conversado con el ministro de Desarrollo Social, con el objeto de buscar fórmulas de entendimiento que nos permitan superar esta dramática huelga de hambre, que han sufrido muchos gobiernos”, apuntó el parlamentario.

“Creo que la señal que ha dado el ministerio de Justicia, en orden a modificar los reglamentos penitenciarios para incorporar elementos propios del Convenio 169 que establece formas especiales para el cumplimiento de las penas de los pueblos indígenas, es una buena señal.Espero que el ministro de Justicia pueda avanzar en la modificación de ese reglamento”, manifestó.

Finalmente, el parlamentario se refirió a lo que a su juicio, debe ser el rol de la política frente a la situación de violencia rural en el sur del país, y llamó al diálogo.

“Yo he sido siempre y soy, como corresponde a mi formación democrática, contrario a la violencia como método en la democracia. Y digo que la violencia nunca puede ser justificada, pero nosotros como políticos, tenemos la explicación de buscar por qué se produce”, destacó.

“Creo que el problema de la violencia en el sur requiere un diálogo, sin miedo, con todos los sectores del mundo mapuche. Creo que el gobierno y el estado no deben tenerle miedo a este diálogo. Si se sientan en la mesa con todos los actores involucrados, vamos a ir a fondo de por qué tenemos el escenario que tenemos, y en consecuencia abandonamos las recetas que van a los síntomas. En todo caso, creo que este proyecto de reforma constitucional es un buen avance, y por lo tanto vamos a votar a favor”, puntualizó el senador DC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here