Conmoción y preocupación son los sentimientos que embargan a los habitantes de Yenehue luego del brutal crimen de un hombre identificado como Walter Alejandro Rain Blanco (40).

Jamás en la historia del sector, ubicado en la comuna de Teodoro Schmidt, se había registrado un episodio de violencia que atentara contra la dignidad y la vida de una persona.  De ahí que, por estos días, los vecinos intentan hallar una explicación a los motivos que desencadenaron el trágico hecho.

Tragedia

Una rivalidad descontrolada entre dos jóvenes del lugar cambió la vida de tres familias para siempre.  Pese a que el detalle de las circunstancias aún es materia de investigación, los primeros antecedentes proporcionados por lugareños, aseguran que el conflicto juvenil se agudizó la noche del domingo 18 de noviembre cuando Javier Oñate (20), imputado y único detenido por el homicidio, concurrió con un grupo de personas hasta la casa del otro chico implicado con la intención de agredirlo.  Según datos conocidos por El Informador, en esa riña no sólo resultó herido el joven envuelto en la enemistad, sino también los familiares y la casa, ya que los atacantes destruyeron vidrios y algunos enseres.

Pero la situación no acabó ahí.  En la noche del día siguiente, las víctimas del asalto se dirigieron hasta la casa del agresor para responder el ataque y las amenazas de la misma manera.

Las versiones cruzadas por vecinos de Yenehue indican que Walter Rain Blanco, familiar de los que sufrieron las agresiones el domingo, también habría concurrido a la “revancha”.  Esos mismos relatos aseguran que el hombre perdió la vida tras una emboscada ocurrida en la madrugada del martes 27 de noviembre después de los enfrentamientos registrados en la vivienda del joven sindicado como homicida.

Confusión

Rain Blanco fue atacado con un machete cerca de las 2 de la madrugada en un camino público del sector.  El vecino Juan Carlos Coña que escuchó los gritos de la cruel golpiza, al notar que el estado del hombre era de extrema gravedad, intentó trasladarlo hasta el Hospital de Carahue, pero las certeras heridas le causaron la muerte durante el trayecto.

Efectivos de Carabineros del Retén Hualpin arribaron al sitio del suceso y después de tomar declaraciones detuvieron al imputado, quien se entregó sin oponer resistencia.

Sin embargo, el fatídico caso tuvo alcance nacional por una errónea vinculación del episodio con un presunto atentado incendiario a un templo religioso que está ubicado a metros del área donde ocurrió el crimen. De hecho, los medios nacionales publicaron que Rain Blanco había muerto por defender una iglesia evangélica. Horas más tarde, el Gobierno también avaló esa tesis.

La distorsión de la información fue rectificada por familiares de la víctima a través de redes sociales y mediante algunos medios masivos de información. Incluso el propio jefe de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones, comisario Rodrigo Pizarro Rojas, descartó que el hecho tenga relación con el denominado “conflicto mapuche”.  “Se trata de un hecho atribuible a terceras personas.  El equipo de la Brigada de Homicidios trabajó en el sitio del suceso para la fijación del lugar y el levantamiento de evidencias y de acuerdo a las declaraciones recopiladas en las primeras horas de investigación, el hecho corresponde a un conflicto entre vecinos del sector, motivado por rencillas anteriores y se descarta una vinculación con un delito de violencia rural”, precisó.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here