Doña Margarita Cona Jaramillo, despertó el día viernes con una muy mala noticia, su crianza de aves había sido atacada por perros vagos, le mataron más de 30 gallinas ponedoras, pollos y gallos. Los perros lograron entrar al gallinero y dejaron una mortandad de aves y la señora Margarita quedó de brazos cruzados, sin poder hacer nada, solo ver el panorama desolador en su gallinero y alrededores.

Desesperada doña Margarita llegó desde la vega de Traitraico hasta la oficina de El Informador para contar lo sucedido: «andan muchos perros vagos y no hay a quién recurrir, qué autoridad se hace responsable de esto. ¡Si no los quieren matar, que hagan una perrera y los encierren pues!».

Margarita dice que sus aves le servían para producir huevos y venderlos: «con eso juntaba algunos pesos para mis necesidades, imagínese que pena, que voy hacer ahora, por este daño nadie responde. Voy a tener que matar cualquier perro que vea en mi sitio, aunque me castiguen, pero no se puede aceptar esto», enfatizó (con rabia) la microempresaria.

Se hace un llamado

Finalmente, la señora Cona Jaramillo hace un llamado a que «esto no puede seguir así, estos perros vagos hacen mucho daño, la gente no se hace responsable y los vienen a botar aquí cerca de la feria, alguien tiene que poner control» finaliza sus lamentos doña Margarita.

Lo que Margarita Cona señala tiene cierta razón, pues cada día hay más perros abandonados. Los que algún día fueron mascotas regalonas, se convirtieron en perros vagos y que para sobrevivir se agrupan en jaurías y, en algunos casos, producen graves daños a su paso.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here