Centro de la Mujer de Nueva Imperial, un espacio de contención y acompañamiento a las mujeres que sufren violencia

0
77

En una nueva conmemoración del Día Internacional de la Mujer, los funcionarios del Centro de la Mujer de Nueva Imperial abrieron las puertas del recinto a “El Informador” para abordar las prestaciones que el organismo otorga de manera gratuita y confidencial a las mujeres que son víctimas de violencia en contexto de pareja.

Su coordinadora, Susana Olave Quechuvil, aclara que esto obedece al carácter público del Centro que funciona bajo la órbita del Departamento de Desarrollo Integral de la Mujer,  dependiente de la Municipalidad y a su vez ejecuta los recursos provenientes del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (Sernameg).

Junto con la directora también trabajan otros  seis profesionales, entre ellos el abogado Pedro Gajardo, quien se ocupa de asesorar jurídicamente a las mujeres que han padecido violencia de género.

En ese sentido ambos profesionales señalan que el Centro de la Mujer se ocupa de atender las agresiones física, sexual, sicológica y económica, pero también aseguran que la labor está en proceso de transición para tratar otras problemáticas como el acoso callejero, violencia obstétrica y violencia económica, cuya extensión del servicio a esas áreas depende de una ley en tramitación.

Acompañamiento

El edificio ubicado en Ernesto Riquelme 120 posee un amplio espacio que permite abordar de manera reservada las denuncias de violencia contra la mujer, cuya labor también está focalizada a las habitantes de Cholchol y Galvarino.

Al respecto, Susana Olave señala que “el funcionamiento de este centro responde a la voluntad del alcalde Manuel Salas para prevenir y combatir la violencia que se ejerce contra las mujeres, de hecho ese es uno de los lineamientos que está establecido en el Plan de Desarrollo Comunal (Pladeco).

La misma funcionaria asegura que la concurrencia de mujeres al Centro ha crecido  en los últimos años, lo cual, a su juicio, es un síntoma de que el género femenino local ha perdido el temor a denunciar.  Sólo el año pasado recibieron en el recinto a 140 mujeres provenientes de las tres comunas y otras 300 personas participaron en los talleres de prevención que la institución desarrolló en diferentes espacios del territorio que abarca su jurisdicción.

Al referirse de las causas de la violencia contra la mujer, los profesionales son tajantes: es la cultura machista predominante en esta zona la que provoca esta situación.  En esa línea aseguran que los primeros indicios de agresión comienzan cuando las mujeres desarrollan ciertos grados de autonomía como la decisión de trabajar o realizar otras actividades que son ajenas al “rol socialmente asignado que la relega al ámbito doméstico”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here