Durante este mes la comunidad del Liceo Luis González Vásquez conmemora 83 años de servicio educacional en la comuna de Nueva Imperial.  Vani López, directora del establecimiento asegura que este nuevo aniversario se enmarca en un contexto especial puesto que será la última celebración bajo la administración municipal. 

A partir del 1 de julio los establecimientos de la Costa, que actualmente están bajo el control de los municipios, dependerán del Servicio de Educación Local.  En ese sentido, López dice estar expectante y ansiosa del nuevo régimen que transformará la educación pública.

– ¿Cómo encuentra este nuevo aniversario al Liceo?

El Liceo se encuentra en general en un muy buen momento.  Hemos visto que de un tiempo a esta parte la comunidad ha vuelto a creer en el Liceo, lo cual se refleja en la alta demanda de matrículas que hemos tenido en los últimos años; incluso han quedado muchos estudiantes sin ingresar por faltas de cupos.

¿Qué transformaciones ha experimentado el establecimiento en los últimos años?

Nos hemos abierto mucho a la comunidad y eso es clave para cualquier institución. Tenemos tres especialidades con las cuales entregamos servicios a la comunidad, por ejemplo, nuestros estudiantes han realizado instalaciones eléctricas sociales en viviendas o la instalación de paneles solares por un grupo de alumnos para una comunidad que ganó un proyecto con tema turístico.

En Almagro los niños instalaron, junto con el profesor, los sistemas de iluminación a base a sistema solar.

– ¿Cómo definiría el sello del Liceo?

Desde un tiempo a esta parte queremos que se reconozca por el liderazgo que los estudiantes desarrollen.  Queremos que nazca una promoción de líderes tal como ocurrió en el antiguo sistema de educación pública donde los egresados ocupaban puestos importantes en cargos locales, regionales y nacionales.

Pretendemos que los chicos sean líderes y contribuyan a lograr una mejor sociedad.

– ¿Cuáles son los valores el proyecto educativo?

El principal valor es el respeto.  Es la base de todos los demás valores, porque parte por respetarme a mí como persona, la dignidad de cada uno, desde su identidad para aprender a convivir con los demás.

El otro valor es la tolerancia: todos somos distintos, tenemos gustos distintos, pero desde esa diferencia tenemos que construir, valorarnos y respetar lo que el pensamiento del otro. Y finalmente tenemos la solidaridad, que es apoyarnos unos con otros en el plano académico y en todos los ámbitos.

– ¿Cómo conciben a la educación pública:

La educación pública es la que acoge y donde comparten distintos tipos de realidades.  Antiguamente la educación pública unía al hijo de los profesionales de una ciudad con el hijo del obrero, del campesino y se formaba una relación interesante porque compartían distintos estratos sociales y eso se perdió con el actual sistema educacional. Ojalá pudiéramos reconstruir esa sociedad donde no estemos clasificados por nuestra condición, donde veamos la riqueza que el otro puede entregar con su experiencia.

– ¿Cuáles son los principales desafíos para el futuro?

Queremos reconvertir este Liceo en científico humanista, no por desmerecer la educación técnico profesional sino para potenciar ambos proyectos y en este caso la educación T.P pasara a formar parte de un complejo educacional.

Para restaurar el Liceo científico humanista se requiere ampliar la infraestructura para que los niños tengan la posibilidad de acceder y no sean rechazados por falta de cupos.

También tenemos que mejorar nuestros procesos pedagógicos que tiene que responder al contexto actual: hoy los niños tienen otro “chip” en sus cabezas, nacieron en otra era con la tecnología y nosotros tenemos que adaptarnos a esa forma de aprendizaje.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here