En una masiva Eucaristía celebrada el miércoles 6 de marzo, la comunidad parroquial San Miguel Arcángel de Nueva Imperial inició el tiempo litúrgico de la Cuaresma.   Se trata de un periodo de 40 días fijado por la Iglesia para la preparación espiritual de la Pascua que a nivel local pretenden vivir con fidelidad.

“Conviértete y cree en el Evangelio”

Durante la misa tuvo lugar la bendición e imposición de cenizas en la frente de cada feligrés como signo de penitencia.  Con las frases “conviértete y cree en el Evangelio” y “recuerda que eres polvo y al polvo volverás”, pronunciada por los ministros, pasaron fieles de todas las edades a recibir el símbolo.

En su mensaje el párroco, padre Edgardo Betancur, llamó a los cristianos a una disposición intensa de cara a la Semana Santa.  “La Cuaresma nos prepara para la gran fiesta de la Pascua. Estos seis domingos de Cuaresma nos darán una importante instrucción de cómo ir girando y cambiando el corazón, la mentalidad, el ‘chip’”, señaló.

Reconciliación

La práctica cuaresmal nos invita a la reconciliación con el plan de Dios, con nosotros mismos y con nuestros hermanos”, reflexionó el sacerdote, quien además aseguró que cada año este proceso deja una enseñanza distinta.  “Esta Cuaresma no es la misma que la del año pasado.  Cada año celebramos los mismos misterios, pero en cada oportunidad Dios nos revela algo nuevo”.

Testimonios

Para los católicos este tiempo que exige oración, ayuno, abstinencia y solidaridad marca la vida personal y comunitaria.

“La Cuaresma es una etapa de meditación, de reconciliación con nuestros hermanos y nuestra comunidad.  Todo se resume en el cumplimiento del Evangelio”, señaló Luis Quinchavil.

A su vez, la hermana Sebastiana Castro, perteneciente a la congregación de las Misioneras Catequistas de Boroa, el Miércoles de Ceniza fue propicio para meditar acerca de los requerimientos divinos.   “Estoy muy agradecida del Señor que nos da esta oportunidad de poder pensar más en él.  La Cuaresma nos invita a hacer más sacrificios, ayudar al necesitado y muchas cosas más”, expresó y añadió: “debemos prepararnos para la gran festividad de Pascua de Resurrección por medio de la oración, cumpliendo con todo lo que el Señor nos pide”.

En tanto, María Delia Hernández, afirmó que la Cuaresma “es un tiempo maravilloso, porque tenemos la oportunidad de mirar nuestro interior para ver qué tan pecadores somos.  Es una época esperanzadora”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here