Seis días permaneció en la Parroquia San Miguel Arcángel de Nueva Imperial la Custodia Peregrina que porta el Santísimo Sacramento del Altar. Durante ese periodo los fieles católicos realizaron una serie de actividades de adoración y reflexión en el templo parroquial, comunidades de base e instituciones de la comuna.
La Custodia, que recorre todas las parroquias de la Diócesis de Temuco, arribó el sábado 15 de septiembre y abandonó la ciudad el viernes 21 de septiembre. Ese día los feligreses locales la trasladaron en caravana a la Parroquia Jesús de la Misericordia de Labranza.

Estadía

El padre Edgardo Betancur, párroco de Nueva Imperial, dijo que la experiencia con “Jesús Sacramentado” fue “sanadora” y permitió fortalecer la comunión en la Iglesia local. “Para muchas personas fue muy emotiva, no solamente que el Señor estuviera en la iglesia, sino que también visitara las instituciones como el Hospital, Hogar de Cristo, Carabineros y la cárcel. Les agradezco a esas instituciones la aceptación a la invitación y que dispusieron sus lugares para que así fuera”, expresó.
En esos lugares, los residentes o usuarios tuvieron la posibilidad de orar ante el Santísimo y de acuerdo al sacerdote la elección de los recintos fue para acercar la fe a los “descartados” de la sociedad. “La gente que se siente sola o marginada o dentro de los descartados como dice el Papa, también ha sido tomada en cuenta con esta visita”, dijo.

Betancur subrayó el contexto de crisis eclesial en que se realizó esta actividad y en ese sentido precisó: “el país entero y la sociedad está pasando por una crisis y unos ajustes. Para mí crisis significa ajustes a todo nivel y la Iglesia es parte de la sociedad. Hay muchas dificultades con los ministros de la Iglesia, pero en nuestra Parroquia el Señor vino a sanar heridas de esa naturaleza y la gente que tiene fe y participa se ha visto muy reconfortada en su fe, porque sintieron la presencia del Señor”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here