En la tarde de martes se confirmó el hallazgo de osamentas humanas, encontradas en el fundo La Selva, según se informó por parte de Carabineros, como también de familiares del malogrado anciano.

Según las primeras indagaciones, tanto la policía, familiares y lugareños que concurrieron al lugar del hallazgo, indicaron – en primera instancia – que correspondería al desaparecido adulto mayor, residente del sector Herman Umaña Cáceres, de 79 años, quien llevaba nueve meses extraviado.

El momento en que fue visto por última vez, fue el día 7 de octubre de 2018. Ese día Herman Umaña salió con destino a Maquinas Viejas, para visitar a su hermano Sergio. Al cabo de un par de días, su propio hermano Sergio fue a visitar la casa – en Los Chilcos- de familiares con quienes vivía Herman. En ese momento se dieron cuenta que él no había llegado a Máquinas Viejas; comenzando su búsqueda y dando cuenta a la policía por una presunta desgracia.

La búsqueda no dio resultado, pasaron algunas semanas y los intensos fríos del sector alto (incluso nieve) hacían presagiar lo peor. En la búsqueda colaboraron, familiares, amigos, vecinos, quienes realizaron un trabajo de búsqueda por todo el sector, cuya vegetación hace difícil la labor.

El hallazgo de las osamentas, fue por parte de un lugareño que, realizando labores propias del campo, uno de sus canes encontró los indicios de los restos. No sabiendo de lo que se trataba, lo que le pareció extraño, dando aviso de inmediato a Carabineros de Nueva Imperial. Esto dio lugar a que personal policial se trasladara en forma inmediata al lugar, con la finalidad de verificar la veracidad de lo denunciado.

El lugar donde fueron encontrados los restos de Herman, es dentro del fundo La Selva, camino a Las Araucarias, en un lugar bastante agreste, cerca de una quebrada, con mucha vegetación.

De inmediato se activó el protocolo para estos casos, comunicando al Fiscal de turno. El día miércoles, se volvió al lugar esta vez con el Servicio Médico Legal que procedió al levantamiento de las osamentas encontradas, como también parte de la vestimenta que aún eran reconocibles.

Herman Umaña, según sus familiares, era muy bueno para caminar, se podía desplazar varios kilómetros al día, gozaba de buena salud. Es difícil imaginar qué fue lo que le pasó.

Si bien es cierto, que los familiares que llegaron hasta el lugar del hallazgo, reconocieron la ropa, zapato y unas llaves (de casa) que portaba, la certeza de la identidad será posible después de estudios tanatalógicos que realizará el Servicio Médico Legal, lo cual tiene una demora cercana al mes, según fue señalado por sus hermanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here