Era la madrugada del lunes 13 de marzo cuando un hombre se dirigió hasta la casa del novio de su hija, ubicada en calle José Joaquín Prieto de Nueva Imperial.  Tras llamar a la puerta y al no tener respuesta, se percató de que la reja del antejardín estaba abierta y decidió entrar al recinto para obtener alguna señal desde la ventana.

Segundos más tarde, su vida dio un drástico vuelco cuando divisó desde el exterior el cuerpo sin vida de Abner Ignacio Rapiman Lienqueo (28), ahorcado en el baño.

De inmediato, realizó la denuncia a Carabineros, los que se trasladaron al lugar, mientras los vecinos, alertados por las luces y el ajetreo del procedimiento, comenzaron a aglutinarse en las inmediaciones de la vivienda.

Sin embargo, la escena era más desgarradora.  Al llegar al domicilio, los uniformados golpearon la puerta y como nadie abrió, forcejearon la cerradura para acceder a la vivienda.  Al entrar, hallaron el cadáver de Rapiman colgado en una soga y tras registrar las otras habitaciones de la casa encontraron en una pieza a un menor de 9 años tendido en el suelo, al lado de una cama, con una herida corto punzante en la espalda.  Sobre el lecho estaba la madre, Sara Riquelme (25), también, apuñalada.

El hombre, que fue el primero en presenciar el horrendo crimen, era el papá de la mujer y abuelo del menor. Había ido hasta la casa de la pareja de su hija tras no tener respuesta telefónica de ella.  Horas antes, cuando aún era noche de domingo, Sara Riquelme llegaba a la casa de su novio junto al pequeño, hijo de ambos.

La joven madre había comprometido regresar a la casa de su padre, porque no convivía con Rapiman, pero la demora inquietó al progenitor que no dudó en ir hasta el domicilio para buscar a sus seres queridos.

Luego de la comprobación del hecho se apersonaron peritos de la Brigada de Homicidios de la PDI y la fiscal Magna Gómez, quien confirmó el homicidio. «El hombre dio muerte a su conviviente y a su hijo menor de edad, apuñalando a ambos al interior del domicilio. Luego de dejar unas notas confesando su crimen, se ahorcó al interior del mismo inmueble», sostuvo.

Antecedentes

De acuerdo a antecedentes proporcionados por el subjefe de la Brigada de Homicidios de la PDI Cristian Montalba, no existían antecedentes de violencia intrafamiliar en la pareja y aseguró que ningún vecino sospechó el crimen. “Ellos mantenían una relación desde hace bastante tiempo. De acuerdo a los empadronamientos realizados en los domicilios aledaños, no se escuchó nada extraño, ni discusiones, ni peleas”, expresó.

El episodio, que mantiene conmocionados a los vecinos de Nueva Imperial y en particular a los habitantes del sector El Alto, habría ocurrido pasadas las 8:00 horas del domingo 12 de agosto, pero sólo fue descubierto la madrugada del lunes por el padre de la mujer.

Una carta, escrita por el victimario es la prueba más contundente para las investigaciones que determinarán con precisión el femicidio y parricidio.  En la misiva, Rapiman admite la autoría del macabro hecho y pide disculpas a los familiares de las víctimas.

Al respecto, Cristian Montalba, precisó que “La carta que dejó el victimario es materia propia de investigación y se enviará a laboratorio para las pericias correspondientes”.

Los vecinos del barrio, profundamente conmocionados, aseguraron que la pareja mantenía un bajo perfil y jamás fueron testigos de hechos de violencia. “Ellos eran súper desconocidos, puesto que nunca los vimos juntos, no participaban en las actividades y las muy pocas veces que se les vio juntos se notaba una buena convivencia entre ellos y no sé qué pudo haberles pasado para llegar a estas instancias”, comentó una habitante del lugar que pidió reservar su identidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here