Respetando los protocolos sanitarios, fue sepultado en el Cementerio Municipal en Nueva Imperial, Cornelio Ruminot Muñoz (Q.E.P.D.), quien tras  cumplir 70 años de voluntario falleció. Bombero Honorario Insigne de Chile, dejó de existir a las edad de  89 años.

Cornelio Ruminot Muñoz (Q.E.P.D.),  nación un  12 de octubre  de 1930 en la comuna de Carahue, de oficio relojero, aficionado a la Pesca y Caza, por tal motivo fue unos de los fundadores  del Club de Caza y Pesca “Los Patos” de nuestra comuna.

El voluntario Ruminot Muñoz (Q .E.P.D,) fue Voluntario Insigne de Chile, primera antigüedad de la Institución y de la Tercera Compañía del Cuerpo de Bomberos de Nueva Imperial.  Ingresó a  bomberos  el 23 de  mayo  de 1947, siendo elegido en ese  mismo año  como Ayudante de Compañía,  en los siguientes años ocupó los cargos de Teniente 1° (1948 y 1960),  Director de Compañía los años ( 1955, 1961, 1972,  Capitán de Compañía  (1953, 1974), Comandante (1962, 1968, 1982), maquinista (1958, 1964). Realizó labores en la Junta Superior de Disciplina, además de ocupar los cargos de secretario de Compañía, Inspector General de Maquinas, uno de sus últimos cargos fue tesorero de Compañía,  desde el 2003 hasta el 2006.

Recibiendo premios por mejor asistencia en varias ocasiones,  Premio Tercera Compañía, Premio al Mérito, Premio Medalla del Honorable Directorio General.

En el año 2001 recibe el premio por 50 años de servicio y pasa a hacer Bomberos Insigne de Chile, recibiendo su último premio por años de servicio el año 2016 por 65 años de servicio y en el año 2021 sería condecorado con el premio por 70 años de servicio.

Los restos del bombero insigne de Chile Cornelio Ruminot,  fueron  velados en el velatorio de la Funeraria Muñoz de calle Urrutia, desde donde fue retirado cerca del mediodía ayer jueves, para posteriormente en un breve recorrido por las calles céntrica de la comuna,  pasar por última vez por el frontis del cuerpo  general de Bomberos,  para posteriormente ser conducido hasta su última morada, escoltados por sus camaradas  de cotona de la Tercera Compañía y voluntarios en general.

Con 89 años de vida,  de los cuales  destino  muchos a Bomberos  especialmente a su querida Terra compañía, en donde le dejó a las nuevas generaciones un legado de vocación de servir  al prójimo, muchas anécdotas y enseñanzas. Entre sus experiencias se destaca, su trabajó  ayudando a los sobrevivientes del terremoto del año  1960 en Puerta Saavedra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here