Cientos de fieles honraron a la Purísima en Nueva Imperial

0
234

El reloj marcó las 9:00 del sábado 8 de diciembre y un numeroso grupo de fieles se concentró en el frontis de la plaza de Nueva Imperial para participar en la caminata que tuvo como destino final el santuario de la Virgen del camino.

Niños, jóvenes, adultos y adultos mayores integraron la procesión encabezada por una imagen de María que recorrió algunas calles del área urbana y siguió en la ruta S- 40.   El trayecto sumó más fieles a la peregrinación y entre todos encararon los 3 kilómetros que separa a la ciudad del recinto religioso.

La temperatura templada favoreció el desplazamiento de los peregrinos, quienes amenizaron la marcha con cantos y rezos.  Muchos asistentes también aprovecharon el largo recorrido para reconciliarse con Dios mediante el sacramento de la confesión.

 Celebración

La procesión terminó con una Eucaristía en el espacio mariano ubicado a un costado de la carretera que conduce a Labranza.  En ese lugar se reunieron alrededor de 300 personas movidas por el amor y fervor a la madre de Jesús, tal como expresó Juan Rozas, quien a sus 90 años valora la continuidad de esta festividad tradicional.

“Asisto desde mi niñez, porque mis padres eran muy religiosos e inculcaron eso que perdura hasta el día de hoy.  Me alegra que esto no se ha perdido y, al contrario, cada año congrega a más gente”, señaló.

Por su parte, la hermana Cecilia Domínguez, perteneciente a las Franciscanas Misioneras de la Inmaculada Concepción, manifestó que: “es maravilloso cómo la Virgen congrega al Pueblo de Dios.  Ella nos trae al hijo tan esperado, el Mesías y durante el mes de María, tiempo de gracia, recibimos la paz que él nos promete”.

Mensaje

“El Evangelio del día dice ¡alégrate! Nadie puede ser obligado a alegrarse, uno se alegra cuando tiene motivos, entonces la alegría nos viene porque el Señor nos eligió, porque está con nosotros; no estamos solos”, expresó en su homilía el padre Edgardo Betancur, quien ofició la misa para conmemorar a la Purísima.

El sacerdote destacó la masiva participación comunitaria y el espíritu predominante en la jornada.  “Vino bastante gente, el día estuvo espectacular, la gente estaba contenta, cantamos, rezamos y pudimos participar en comunión con toda la Iglesia.  Vinieron peregrinos de todas partes al encuentro con el Señor para agradecer que él eligió a la Virgen que nos trajo al Salvador”, subrayó

Con la solemnidad de la Inmaculada Concepción finalizó el Mes de María que desde el 8 de noviembre congregó a los feligreses en todas las comunidades católicas de Chile.  Al respecto el padre Betancur reconoció el fervor que marcó este periodo en Nueva Imperial.  “En cada comunidad se rezó, en las casas también.  Fue muy bueno porque participó mucha gente con ánimo y fuerza.  La gente puede decir cualquier cosa de la crisis de la Iglesia, pero lo único que salva es el encuentro y la adhesión a Jesucristo”, afirmó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here