Margarita Llamin Neculhual (63) recién a los 8 años empezó a aprender el winkazungun (español). Ella nació y se formó en el “mapuche”. Hoy es la traductora al mapudungun de El Principito, un libro clásico en la literatura universal del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry.

“El Mapudungun está entrando en las aulas, en la Universidades. Hoy es parte de la vida diaria”, comenta Margarita.

Carlos Falcon Yamün, hijo de Margarita y editor del proyecto, fundó la editorial Llufkentue, a partir del proyecto de traducir el libro: el nombre se debe al sector al que pertenece la familia entre las comunas de Cholchol y Galvarino. La idea de la editorial resultaba más rentable y se dispondría de mayor libertad para hacer donaciones: “Así se abrió el camino de la editorial. Lo que abrió el planteamiento de hacer otras traducciones a futuro”, expresó Carlos.

“Los abuelos mapuches están bastante alejados del escribir. Podemos decir que escribir en Mapuche es algo contemporáneo. Lo que queremos es revitalizar el mapudungun”, enfatizó el editor.

Jorge Flores Palma, estudiante destacado de Margarita, tuvo un rol importante en el proyecto: de él provino la idea de traducir El Principito.

Lo esencial es invisible a los ojos

“…küme pengelay feymew piruke engü pengekey mütem. Fey ta chi falingechidungun kimfalngenochi ta pu nge mu: (…) no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.”

Y es que el trabajo detrás de un libro es prácticamente invisible. Margarita y Carlos empezaron a traducir El Principito a comienzos del 2016. Ambos tenían un trabajo fijo y después de su jornada laboral dedicaban la tarde a la traducción: “5 veces por semana, a veces hasta las 12 de la noche traduciendo y conversando las ideas (…) Hubo que hacer un plan de trabajo saludable para terminar la traducción, podíamos estar hasta media hora en una sola palabra”, relató Margarita.

“Es una traducción pero también ahondamos en la interpretación, esto daba para debates que podían durar horas”, enfatizó Carlos.

En primera instancia se tradujo “en puño y letra” al papel y después se pasó a digital. De ahí una serie de correcciones que llevaron a la versión final del libro. Después vendría la otra etapa de llevar la traducción a un Grafemario.

La fundación Fondation Jean-Marc Probst pour le Petit Prince, patrocinó en parte el proyecto y la impresión. Además, les pidió un diagramador que estableciera las medidas del libro.

La portada y el trabajo en equipo

La fundación también otorgó el permiso para usar en la portada símbolos diferentes; eso explica las Araucarias, pewen para los mapuches, y los diseños propios de los trabajos textiles mapuches.

“La portada tiene una intención diferente, se ve lo Mapuche y lo Pewenche… ¿Por qué no? Somos todos lo mismo”, expresó la traductora.

Traducir  es un trabajo de equipo y debe haber un complemento entre traductor, intérprete y editor: “Es un libro que dispone de muchos recursos naturales que el mapuche los usa en su diario vivir, eso no fue difícil. Distinto fue con las ideas filosóficas, había que interpretarlas de la mejor manera en español para que margarita las pudiera traducir” explicó el editor.

Distribución y proyectos

Han aparecido en redes sociales y en varios diarios. Con los recursos generados  se espera hacer otra edición de esta y otras traducciones.

“Al principio íbamos a repartir el libro a líneas de metro, de mano en mano, ahora esperamos cerrar algunos tratos con algunas librerías y la distribución se hará de otra manera”, comentó Margarita.

El principito es un libro indispensable en los estantes de nuestras casas y para la editorial Llüfkentue es un logro haberlo traducido. Ahora la meta es traducirlo en formato audiobook.

“Me felicitan…me dicen somos una alpargata al lado de Margarita, miren el libro que tradujo”, recuerda con emoción la traductora.

Margarita además es ükaltufe: improvisa cantos en mapudungun. Nos comenta que Chile debe hacerse cargo de la interculturalidad: “es una tarea pendiente y una deuda cultural”.

“Son pueblos diferentes que pueden llegar a compartir (…) Esperamos que se abra un nicho y  que se empiecen a traducir más libros en mapuchedungun”, enfatizó la traductora.

Para mayor contacto: ediciones.llufkentue@gmail.com

Celular: (+56)933875999

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here