En el sector rural de Santa Rosa, en la comuna de Cholchol vive el artista visionario Daniel Chiwaicura Pereira. Un largo viaje lo ha llevado de vuelta a la comuna que lo vio crecer, un viaje interior, tal vez, un viaje hacia sí mismo.

Daniel tuvo su enseñanza media en el colegio San Francisco de Asís de Cholchol: “En el colegio no les podía creer a los profesores, nos mienten (pensaba), eso no es la vida, cómo puede ser eso la vida”, comenta el artista. Su disconformidad y curiosidad lo llevó al dibujo para conocer la vida.

Un día apareció la profesora de arte Mónica Cares “mi primera maestra en pintura”, afirma. Le enseñó la degradación y lo impulsó a estudiar arte, así llegó a instruirse en la Escuela de arte y oficio en Kimkalen Temuco. Aunque también se decepcionó: “Como artista estaba en mi máxima capacidad, y ellos te paraban y decían aquí no podrás hacer eso, aquí no vas a crear, aquí no vas a poder ser tú mismo”, expresa.

Santiago: el arte y la espiritualidad

En el año 2012 Daniel decide viajar a Santiago a formarse. Estudia arte y gestión cultural en el Instituto Profesional AIEP: “aquí era libre, tú mismo gestionabas tu arte, cómo lo podías desarrollar, es más amplio el ambiente allá: el arte emergente, las ferias y las exposiciones independientes”, comenta.

Entonces el arte tomó fuerza y encontró Daniel a quien debía encontrar ahí: Krishna.

“Estudiando la consciencia de Krishna he logrado mi estabilidad emocional, controlar los sentidos. Uno siempre está con problemas monetarios, problemas familiares, estudiar esto me ayudó enfocarme en la meditación, que para mí es la pintura. Aquí se hizo real mi visión como pintor, di un paso más allá y encontré lo que me faltaba en mi vida para fortalecer mi interior”. En Santiago empieza un proceso serio con la pintura para Daniel.

Raíces e influencias

En los trabajos de Daniel se ve crítica social, cómo está el humano en su mundo material y cómo le dio la espalda al mundo espiritual: “al ser humano siempre lo pinto sin cuero, es una carne sometida al condicionamiento”, enfatiza Daniel.

Algunas influencias en el arte de Daniel están en Hans Ruedi Giger (artista gráfico y escultor conocido por sus colaboraciones en el cine y especialmente en la serie fílmica Alien). También el artista psicodélico y visionario Alex Grey y, por supuesto, el máximo representante del surrealismo: Salvador Dalí.

Daniel ahora vuelve a encontrarse con sus raíces, con lo mapuche en su espiritualidad y cosmovisión: “mis preguntas profundas me las ha respondido Krishna, no lo mapuche. Sin embargo, no niego que mi cuerpo y mi ser material sean mapuche. He ido al río a ver qué puedo hacer, me han salido pedidos, con la temática mapuche, entonces he trabajado en los pewma (sueños), la sabiduría viene de los sueños dicen los ancestros”.

La imagen de toqui Lefxaru (Lautaro) ha sido  para Daniel una inspiración: “Me acuerdo de él, que se crio con huincas, y después volvió a los mapuche, hizo un cambio social tremendo en su cultura, los hizo despertar, les decía no crean, les están dando alcohol, en tu ceremonia hay alcohol, cómo puede ver alcohol (se pregunta): el occidental trajo el alcohol a la cultura mapuche.”

El arte y la espiritualidad están unidos, Daniel enfatiza en esto. Y es que sus pinturas son como ventanas, ventanas de un mundo que está adentro y que quiere salir y conversar. Puedes ver sus trabajos en su página en Facebook @Newenlampu o contactarlo para pedidos e información al + 56 9 30338380.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here