Si bien es importante hacer las cosas bien, es aún más relevante si las hacemos para nuestros niños y niñas en sus primeros 6 años de vida, ya que lo que hacemos o dejamos de hacer tiene un impacto mayor en edades tempranas ya que es este periodo donde su crecimiento y desarrollo cerebral es exponencial.

Pero esta tarea aun puede ser más trascendental si nos encontramos en realidades desfavorecidas y/o vulnerables ya que los recursos personales que desarrollen nuestros niños/as podrán ser fundamentales para la transformación social de dicho entorno. Es decir mucho de lo que hacemos por ellos/ellas cuando son pequeños permitirá que puedan transformar este entorno complejo y no solo tendrán el sueño de salir de ahí.

La neuroplasticidad, especialmente de los primeros mil días de vida, es transformadora por lo cual no es intrascendente lo que hacemos en este periodo. A través de la alegría y felicidad se favorece la interacción neuronal y el mejor aliado para alcanzar este estado emocional es el juego.

Frente a un mundo en cambio evidente y probablemente irreversible, desde el ámbito educativo no podríamos quedar impávidos e indiferentes sin intentar realizar acciones distintas o en su defecto esperando que todo vuelva a ser como antes; frente a nuevos escenarios tenemos la oportunidad de crear alternativas que busquen el objetivo común de potenciar el desarrollo integral de nuestros niños y niñas.

Es por esto que a través de la sala de estimulación temprana del Hospital Familiar y Comunitario, desarrollaremos un proyecto ecológico y sistémico que permita la interacción entre diferentes agentes sociales y aun encontrándonos en tiempos de pandemia fortalecer el desarrollo biopsicosocial de nuestros niños/as.

Para esto formaremos una ludoteca a domicilio, (biblioteca de juguetes), y a las familias que participen de este proyecto de 8 semanas solo les solicitaremos compromiso, cuidado y disposición positiva para jugar junto a sus hijos/as.   Está ludoteca contiene mucho más que juguetes, en ella podrán encontrar materiales acompañados de posibles actividades que pueden realizar en familia, junto a su descripción y justificación pedagógica.

A partir de octubre la haremos circular con juguetes lavables y desinfectables con la finalidad de que cada semana nuestros niños/as reciban un nuevo juguete con el cual podrán vivir nuevas experiencias junto a sus familias y a través del juego y la alegría formar nuevas conexiones neuronales; recuerden que las conexiones que no se utilizan se pierden y el principal “trabajo” de los niños/as debe ser jugar.

Proteger la salud mental y promover el desarrollo integral de nuestros niños y niñas es tarea de todos y tu rol es fundamental.    

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here