En 2019 el Ministerio de Salud reportó que más de la mitad de los chilenos -cerca de 9,7 millones de personas-, vive con dos o más enfermedades crónicas. Esto no sólo conlleva un desgaste emocional de las familias con uno o más miembros afectados por éstas, sino que también el agotamiento de los recursos financieros personales o públicos, por el alto costo de sus tratamientos que, generalmente, deben ser de por vida. 

En general, estas patologías son de progresión lenta y se concentran en afecciones cardiovasculares, como la hipertensión y el colesterol alto o dislipidemia, la diabetes, y el cáncer, que están determinadas no sólo por factores genéticos, sino también sociales y ambientales. De hecho, la Sociedad Americana del Cáncer estima que en un futuro cercano, el 60% de la población mundial morirá por cáncer, el 90% estará muy enferma y el 40% se verá afectada por envejecimiento prematuro, destinando cerca del 47% del presupuesto familiar en medicamentos para tratar estas afecciones. 

“El aumento en la esperanza de vida, además de cambios nutricionales y epidemiológicos en Chile, junto al incremento de factores de riesgo como la obesidad, el tabaquismo y el sedentarismo, han propiciado la aparición de estas enfermedades de forma más prematura en la población”, comenta Paula Molina, químico farmacéutico de Farmacias Ahumada, agregando que esto nos impone un importante reto para afrontar el tratamiento de éstas pero, además, para su prevención.

Es aquí donde las variables sociales y ambientales son claves. Los malos hábitos alimenticios, rutinas perjudiciales, sedentarismo – en Chile más de 12 millones de personas se declaran sedentarias-, el tabaquismo y el abuso en el consumo de alcohol son gatillantes a la hora de potenciar la aparición de estas patologías. “Por ejemplo, según el Minsal, en el país más del 50% de la población sufre de algún tipo de trastorno del sueño, lo que impide que nuestras células puedan regenerarse de forma óptima, teniendo mayor prevalencia de padecer obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares”, señala la facultativa. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here