Gaspar Alonzo Alfaro Rivas de 7 años solía recorrer las calles de su barrio con una bicicleta. Acostumbraba usar ese medio de transporte para reunirse con sus amigos. Sin embargo, la tarde del martes 16 de abril todo fue distinto. Un trágico accidente no solo enlutó a su familia sino a toda la comuna de Carahue: un camión atropelló a “Gaspi”, como cariñosamente le decían sus cercanos, en la ruta S-40 en el sector alto de la ciudad.

El accidente llevó al menor con urgencia al Hospital de Carahue donde posteriormente falleció después de intentos de mejora por parte del personal médico debido a las graves lesiones. El chofer del camión involucrado fue detenido y posteriormente dejado en libertad y en espera de una citación, puesto que el informe preliminar de la Sección de Investigación de Accidentes en el Tránsito (SIAT) de Carabineros determinó que la responsabilidad fue del menor.

La fatídica situación provocó conmoción pública en la comuna y generó una serie de mensajes de solidaridad para la familia.

La despedida de un ángel

El cuerpo del menor llegó el miércoles 17 de abril en medio de un masivo recibimiento en el frontis del Complejo Educacional Darío Salas de Carahue donde cursaba el segundo básico.

Su velorio se realizó en casa familiar y los vecinos lo homenajearon con globos blancos pintados con manchas negras dado el amor y pasión que sentía por el fútbol: Gaspar era hincha de Deportes Temuco.

El funeral ocurrió la tarde del jueves 16 de abril en el Cementerio Municipal de Carahue. Gaspi era hijo de un funcionario de Carabineros y de una trabajadora de la Municipalidad de Carahue.

En el camposanto la angustia familiar intentó ser mitigada por demostraciones de apoyo de la multitud que acompañó con abrazos y oraciones a sus seres queridos.

Las redes sociales también manifestaron múltiples condolencias y apoyo hacia la familia.

Gaspar era un niño ordenado y tenía personalidad de líder carismático entre sus amigos. “Siempre tenía una respuesta ingeniosa”, comentó Ester Guerrero quien es asistente de educación del Complejo Educacional Darío Salas Díaz: “Cuando sus compañeritos me preguntaron por él le dijimos que Gaspar era un ángel y ahora tiene que visitar el cielo”, comentó la educadora.

Seguridad vial

La lamentable partida de Gaspar generó un debate sobre la seguridad vial en los vecinos de la ciudad, quienes exigen mayor señalización y mejores condiciones del tránsito.

“Esperamos que las autoridades reaccionen y tomen las medidas necesarias, porque, de lo contrario, en cualquier momento puede ocurrir otro terrible caso como el de Gaspi”, dijo uno de los vecinos que acompañó en el cementerio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here