Al inicio del fuego, vecinos y transeúntes ayudaban a rescatar algunos de los enseres de los locales comerciales. Mientras que el Cuerpo de Bomberos de la comuna se trasladó inmediatamente a la propiedad del vecino imperialino Hugo Carrasco, para combatir las llamas y evitar que el fuego se propagara hacia las viviendas contiguas.

Pese a que la distancia entre el cuartel y el siniestro no superaba las tres cuadras, a causa del material ligero con que las propiedades estaban construidas, el avance de las llamas fue muy rápido, propagándose hasta un local comercial de ventas y arreglos de artefactos domésticos.

El viento imperante en el lugar hizo que las llamas alcanzaran una segunda propiedad donde funcionaban otros tres locales comerciales, entre ellos una peluquería.

Un total de 5 adultos y 2 niños perdieron la totalidad de sus enseres en el enorme siniestro que afectó a estas dos viviendas, donde además funcionaban seis locales comerciales.

Al lugar concurrieron las tres compañías de bomberos existentes en la comuna, alrededor de 50 voluntarios y la totalidad de los carros bomba, más dos camiones aljibe dispuestos por el municipio local. Más tarde llegaron refuerzos desde Carahue con al menos 6 voluntarios y un carro bomba.

Los voluntarios debieron trabajar arduamente para sofocar las llamas e impedir que el fuego se siguiera propagando a las casas colindantes, debiendo hacer uso de sus herramientas especializadas. En paralelo, los vecinos de este sector céntrico ayudaron a rescatar enseres y mobiliario desde las viviendas y los locales comerciales, hasta que el incendio impidió acercarse al lugar.

Cerca de las 14:30 horas, el fuego y el humo podían verse desde distintos puntos de la ciudad y fue el punto álgido del incendio. Tras cinco horas de arduo trabajo, finalmente Bomberos pudo controlar la emergencia, que favorablemente no cobró ninguna pérdida humana, solo cuantiosas pérdidas materiales.

En el lugar se hizo presente el comandante del Cuerpo de Bomberos de Nueva Imperial, Luis Reyes Gajardo; el segundo comandante Jorge Belmar; el Mayor de la Cuarta Comisaría de carabineros, Ismael Opazo Barra, junto a su personal, que fueron los encargados de realizar el protocolo de rigor y desviar el tránsito, para que bomberos pudiera realizar su labor, además personal de Frontel cortó el suministro eléctrico para evitar posibles accidentes.

En cuanto al alcalde Manuel Salas, dispuso en el lugar el apoyo de la Unidad de Emergencia del municipio, así como del Departamento de Salud, área social, área de microempresa y maestros que estuvieron en el lugar para colaborar con los vecinos afectados. También dispuso un equipo de funcionarios y maquinarias para el retiro de escombros.

Cabe destacar que 2 de los damnificados de este siniestro pertenecen a la tercera compañía de bomberos de Nueva Imperial.

Mucho se ha rumoreado acerca de lo que originó las llamas, según vecinos del sector habría sido una chispa que salió desde una máquina de soldar, mientras que otra teoría señala que el fuego se habría propagado desde una estufa hechiza que había dentro de un local de compraventa, pero lo que realmente está claro es que las causas están siendo investigadas por el Departamento de Estudios Técnicos, DET de Bomberos los cuales serán los encargados de emitir un informe a la Fiscalía.