La casa habitación de material ligero con dirección en Juan Antonio Ríos #0603 resultó con daños estructurales totales, además de que la familia de Miguelina Inostrza lo perdió prácticamente todo, ya que el incendio avanzó tan rápido que no pudieron rescatar nada.

Al lugar concurrieron bomberos de 4 unidades de todas las compañías a cargo del Segundo Comandante Jorge Belmar, alrededor de 25 voluntarios trabajaron para poder controlar el incendio que amenazaba con propagarse hacia las viviendas aledañas, luego de un arduo trabajo y tras varios minutos lograron controlar el incendio.

Una de las viviendas aledañas sufrió daños por el alcance del fuego, en una de las paredes colindantes, techumbre y cielo raso, mientras que en la vivienda donde se inició el fuego resultó con todo el segundo piso quemado y daños en el primero.

Cabe destacar que dos de los voluntarios de bomberos, sufrieron heridas de diversa consideración, el Segundo Comandante sufrió un esguince en su mano izquierda, mientras que uno de los voluntarios sufrió quemaduras por radiación de calor en su rostro, por lo cual tuvieron que ser trasladados por el SAMU al servicio de urgencias del Hospital Intercultural.

Al lugar también llegó personal policial, quienes fueron los encargados de dirigir el tránsito y acordonar el lugar, además de dar cuenta del hecho a la fiscalía local.

Las causas del siniestro serán materia de investigación, que realizará el departamento de estudios técnicos de bomberos. Mientras que el Jorge Belmar señaló: “Queremos hacer un llamado a la gente, para que cuando se produzcan siniestros como este, en pasajes que son de difícil acceso, tratar que la gente no se aglomere como ocurrió ahí, porque dificultan el trabajo de bomberos y también es peligroso para ellos, porque por alguna maniobra de bomberos puede salir dañado”, finalizó el segundo comandante.
Según lo que señaló Mario Quezada, director del establecimiento para el periódico El Informador, los delincuentes habrían ingresado por la leñera del establecimiento, luego de forzar la puerta y entrar a través de una pequeña ventana.