Con la presencia de los alcalde Alfredo Riquelme de Teodoro Schmidt, Juan Paillafil de Saavedra, Alejandro Sáez de Carahue y de Ricardo Herrera secretario ejecutivo de AMCA, se presentaron los integrantes del nuevo equipo que trabajará en el desarrollo de planes y proyecto susceptibles de ser presentados a diferentes instancias gubernamentales para su financiamiento y que tengan por objetivo el desarrollo productivo y mejoramiento de a calidad de vida de los habitantes de la cinco comunas que componen la Zona Costa de La Araucanía.

Quienes estarán trabajando durante un año bajo las directrices de la Asociación de Municipalidades de la Costa de La Araucanía son; Cristina Silva, ingeniero comercial; Fernando Pizarro, médico veterinario; Juan Carlos Espinoza, trabajador social y Patricia Herrera, médico veterinario. Todos ellos con una dilatada y comprobada experiencia en el trabajo de desarrollo territorial.

El equipo recientemente contratado, desde ya se está plantando algunas líneas de acción con tiempos acotados, para la concreción de proyectos lo antes posible. Esto es posible, según lo señalado por el secretario ejecutivo Ricardo Herrera, porque se ha estado trabajando durante los últimos meses en los diagnósticos y trabajos previos en la preparación de proyectos.

El equipo de profesionales al igual que la secretaria ejecutiva, tendrán sus oficinas de trabajo en la sede la Asociación, en la ciudad de Carahue.

Estas cinco comunas están dentro de las 100 más pobres del país. Por ello, vía Decreto Presidencial, fueron incorporadas al Programa de Zonas Rezagadas que lleva adelante la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere), lo que se traducirá en una inversión inicial durante el primer año (2017) de $500 millones, que serán destinados a los proyectos prioritarios del Plan de Desarrollo que se elaborará para la zona.

Este programa busca generar condiciones de desarrollo socio-económico y reducir brechas de carácter territorial mediante una política de intervención intersectorial, con foco en la productividad, en el incremento del ingreso autónomo de las familias, en la transferencia de competencias y en la generación de capital social y humano, según lo señala los objetivos de la Subsecretaría de Desarrollo Regional.